Historia de las tarjetas de visita.

Tarjetas de visita

Las tarjetas nos han inundado. Están por todas partes. Han conseguido adaptarse a nuestras vidas de tal forma que podemos llegar a interactuar con ellas varias veces al día. No obstante, resulta curioso saber que en muchas ocasiones son precisamente aquellos objetos de uso diario que tenemos perfectamente asimiliados los que menos conocemos. Las tarjetas de visita son un claro ejemplo de ello, son concebidas como pequeñas piezas insignificante de papel que habitualmente llevamos en nuestras carteras pero no nos paramos a pensar de dónde proceden y cual ha sido su historia y evolución para que sigan funcionando a la perfección en el siglo XXI. Paremos un instante para preguntarnos cuánto sabemos de ellas.

Historia

Algunos expertos aseguran que la aparición de las primeras tarjetas de visita coincide con la última etapa de la dinastía Ming (China, siglo XV). Se empleaban para avisar de antemano de la llegada de emperadores u otras personalidades importantes de la época y poder realizar así una buena acogida por parte los anfitriones.

La tarjeta se expande por Europa durante el siglo XVII, siendo las clases altas de la sociedad francesa las que mejor uso hicieron de ellas. Estas tarjetas tenían una función muy diferente a la que tienen en la actualidad, mayordomos de nobles y aristócratas las entregaban para anticipar una visita, también era habitual dejar una tarjeta a modo de aviso cuando se realizaba la visita y no se encontraba a los dueños en el hogar.

La elite convirtió a la tarjeta en un objeto de lujo, eran el reflejo de la situación profesional y familiar de estas personas, por lo que se tenía un especial cuidado en la elaboración y acabado de las mismas.

Las tarjetas se realizaban de forma artesanal, en ellas se disponía algunos datos personales básicos (nombre, dirección postal, profesión y cargo) acompañados de grabados de espectaculares escudos de armas y otros elementos gráficos que cumplían una función ornamental y distintiva.

Aparición de las primeras tarjetas comerciales

El uso de las tarjetas de visita pronto se extiende con la aparición de la nueva burguesía nacida en el siglo XVIII tras la Revolución Industrial, empiezan a hacerse cada vez más populares con el aumento los intercambios comerciales. En este periodo se se dan importantes cambios en la concepción y diseño, además de disponer nuevos datos comerciales correspondientes a los productos o servicios profesionales que se ofrecían, se empiezan a representar planos para mostrar la ubicación de las diferenes localizaciones. También se perfeccionaban cada vez más la técnicas de creación con la aparición de nuevos sistemas de reproducción e impresión, uno de los más importantes y revolucionarios fue la litografía (Aloys Senefelder, 1976).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *